domingo, 28 de octubre de 2012

Nueve atardeceres de Ibiza. TRES.

Nueve atardeceres de Ibiza. TRES.


“¡Mira, Dios!”, decía de pequeño cuando me encontraba con algo así: una dramática luz de foco sentada a lomos de una nube negra. El cielo está casi despejado y debe de ser Dios en persona quien ha puesto la nube justo en el lugar donde yo intento ver caer el sol todas las tardes. Ya empiezo a saber que hay una conspiración celeste para que el tiempo que esté aquí no me depare un atardecer de los del Café del Mar, a pesar de que mi terraza tiene las mismas hechuras cardinales que el Café del Mar. Pero no importa, en cualquier ocaso puedes volcar tu estado de ánimo en el trozo de cielo y las combinaciones atmosféricas que te toquen. Y éste es tan metafórico como el que más: nubes negras blanqueadas en las puntas por un sol apenas rojizo que parece ir a resurgir en lugar de esconderse. Un esperanzador final de día que se potencia con un mensaje que me acaba de llegar al Facebook: “escribe y déjate de hostias”.
27 de octubre de 2012

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Mira, tío. Entre las cosas que siento cuando leo tus cosas, que son muchas (mis cosas, las que siento), está la rabia. Y es mucha. Y no quería entrar en tu blog para poder entrar despacito y y leerme los nueve atardeceres de golpe en plan atracón, aunque de lo que escribes no se acaba atracando una. Primero, por la escuetez TUYA DE LOS COJONES, que lo condensas todo como si creyeras que nos fuéramos a cansar de leerte. Y NO TE ENTERAS, HOSTIAS, QUE TIENES QUE ESCRIBIR, QUE NO CANSAS, QUE ES POCO SIEMPRE SIEMPRE SIEMPRE HOSTIA PUTA. Y segundo, porque no sé, se me ha olvidado. Pero es rabia, tú. Déjate de hostias, sí. Y escribe sin parar, en tu terracilla esa o en la otra. Vas sobrado y tu puta contención me da coraje. Besis!!

virgen dijo...

Eres un AMOR.